v

v
PARA DONAR APRIETE EL BOTON DE LA DERECHA Y SUELTE 1 FULA ($,€,£,¥)

Thursday, March 15, 2012

LA OPINION DE RAJATABLA

Voy a tratar este asunto de la iglesia tomada en la Habana como mismo trataron los derechistas de Miami el Movimiento Occupy ése que tu pregonas, Varela.

Por ejemplo, en el mismo Miami se decía que los que protestaban no tenían derecho a ocupar un parque público, porque los parques son sitios de esparcimiento de la sociedad. Y que los demás habitantes de la ciudad tenían derecho a disfrutar del parque. Incluso se decía que estaban cagando el parque, destruyendo sus áreas verdes que eran pagadas, mantenidas por el contribuyente. Cuando les echaron Pepper Spray lo justificaron en la prensa, en la radio, la televisión. Esa lacra tenía que irse de las áreas dedicadas para despejarse en nuestra sociedad. Uno de nuestros parques más lindos estaba tomado por una muchedumbre de indignados, apestosos y agresivos que protestaban por haberse quedado sin trabajo, o por graduarse y no encontrar carrera, o por perder la vivienda porque no sabían ahorrar. Las autoridades procedieron a llevárselos de ahí y la derecha miamense aplaudió. Miami fue una de las pocas ciudades de los Estados Unidos (si no la única) donde el Movimiento Occupy recibió doble hostilidad: de las autoridades y de los medios de prensa.

Ahora viene esto de Cuba de tomar una iglesia, que se le ven los parches por todos lados. Que incluso no sólo lo alientan sino que lo preparan, lo dirigen y lo pagan desde Miami gente como el Directorio Democrático, los mismos que llevaron a morir de hambre a un violento albañil subnormal en Cuba pagándole a su familia para seguir el show. Que lo continuaron con blogs que crearon y escribían desde Miami como si fuera la madre del occiso porque ella no tiene una cultura mínima para eso. Y que luego, cínicamente, abandonaron a su suerte en Miami a la madre del occiso con la comitiva de pegados inmigrantes económicos que se nos aparecieron aquí disfrazados de disidentes, vestidos de blanco y reclamando vivienda, alimento y transporte a nombre de "aquel que había muerto por nuestra patria".

En la toma de un centro espiritual se puede esgrimir los mismos argumentos que usaba la prensa derechista de Miami. Nadie tiene derecho a ocuparle el sitio de esparción espiritual a otro, para protestar por lo que sea. Otras personas usan la iglesia -y contribuyen a ella- para su bienestar personal, igual que los parques. Las iglesias son centros de rezo, de entrega, de confesión, de armonía con nuestras creencias. Y nadie debe violar ese sagrado derecho a nombre de ninguna queja social o idea política. Sencillamente los 13 llamados disidentes que tomaron un templo católico en la Habana están profanando las creencias de otros. Ofendiendo su integridad. Violando sus derechos religiosos. ¿Es ésa la Cuba que queremos para un fututo? ¿A nombre de nuestros derechos humanos y las libertades civiles violamos derechos y coartamos libertades de otros?

Es en esa sencilla premisa es donde se desbarata toda la farsa de estos personajes, que no son más que empleados de un grupo que quiere apoderarse de Cuba por intereses personales empresariales y de clase. Y por tal motivo quieren provocar un incidente a propósito de la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba.

Porque los 13 cretinos que están metidos en una iglesia dentro de Cuba no tienen apartamentos de 200 mil dólares en Praga a costa de la democracia cubana. Y no son los que se van al Versailles a discutir de la libertad entre bisteks y papitas fritas. Ellos tienen tanta necesidad espiritual como la de los feligreses que necesitan del templo. Pero el camino al futuro no se abre cerrando puertas.

RAJATABLA