v

v
PARA DONAR APRIETE EL BOTON DE LA DERECHA Y SUELTE 1 FULA ($,€,£,¥)

Friday, June 22, 2012

EL GUERRERO cuento corto

das, was uns nicht tötet macht uns stärker
friedrich wilhelm nietzsche

recijundo nunca se habia topado con un nido de hormigas bravas. mira que su madre lidia lovigilda se lo advertia. pero recijundo era oidos sordos y cabeciduro como su padre efundio herculano que murio fajao con un buey, le contaron. por eso recijundo, cuando se paro encima del hormiguero, no sabia l'que carajo era. como iba descalzo los primeros bichos lo picaron entre los dedos y recijundo reculo patras. entonces vio el promontorio arrimado al tronco de un ocuje con un hoyo al costado por donde salia y entraba la colonia en su ajetreo. y alli mismo recijundo, con el espiritu de pique de sus antecesores, arremetio contra el nuevo rival. la primera patada hundio apenas un tercio de aquello porque el castillo enemigo resulto ser mas fuerte de lo que a simple vista lucia. y comenzaron a brotar soldados aturdidos, quizas cagados de miedo ante la embestida del gigante. recijundo sonrio: las hormigas bravas no eran lo bravas que decia su madre. si recijundo hubiera tenido mas edad tal vez concluia en ese momento que las mujeres exageran y las madres sobreprotegen. pero con 6 años se actua con instinto todo el tiempo. y mas, comenzando una batalla de esa envergadura. recijundo volvio al ataque y esta vez desbarato la mitad del cuartel de los insectos. entonces salieron todos. le cayeron en pandilla por alante y por atras, a traicion; desde arriba, por las hojas y las ramas del arbol. y sin darse cuenta recijundo tenia un ejercito a la mitad de las piernas, en todo un brazo y una oreja. solo le preocupo no se le colaran en el oido y se las sacudio duro. encabronado le dio dos patadas mas al destrozo y comenzo a aplastarlas contra la tierra, las piedras y las raices. mato decenas, cientos... -mil? las picadas le aflojaron el cuerpo pero le cuquearon la mente y recijundo salto sobre las boronillas en una danza de guerra. era mucho el dolor. quiso llorar pero no se acordo como. abrio los brazos y miro al cielo. entonces le hablo su padre: son demasiadas siempre, por lo enanas que son... asi que usa el moropo. la voz fañosa del muerto lo tranquilizo y el dolor se le fue. solo sintio un cosquilleo por todo el cuerpo que le decia que estaba invadido, inundado, conquistado. -todavia no! se dijo... -todavia no! dio pasos atras para agarrar impulso, se afinco duro en el suelo y se lanzo a la poceta del muerto desde lo alto de la peña negra, de donde nadie se habia tirado desde que se lisio su tio y se descojono su abuelo. cayo al agua y se hundio bien profundo pero no toco fondo porque la poceta del muerto no lo tenia y mas abajo estaban los güijes, las madres de agua y los cativos. le parecio una eternidad regresar a la superficie. veia el sol alla arriba a traves del verde oscuro como una bola que baila rumba borracha. en un momento atino a pensar que tal vez estaba naciendo de nuevo... o muriendo al final. pero un pedazo de fuerza lo empujo pafuera y sus pulmones volvieron a atajar aire. recijundo se habia echado a la hormigas bravas. ahora tenia que aprender a nadar.©varela